Traductor

martes, 20 de enero de 2015

Carta a Javier

Carta a Javier:

A veces escribo en sueños y las locuras que allí imagino se incorporan al papel.
A veces las horas pasan y no se quiere dormir el día, cuando al fin me duermo y despierto, otra vez allí está el desvelo volcado en letras. 
A veces el día transcurre normal, se posiciona como la costumbre marca, todo y todos en su lugar menos yo y el cuaderno que se abre y se cierra y la tinta que grita.
¿Por qué? ¿Me preguntas? Creo que a esta altura ya es un vicio, si en mis manos tuviera un cigarro el papel que lo envuelve estaría todo escrito.
Pasó lo que quedó del viernes, el sábado y el domingo y yo pensando, ¿qué sentido tiene lo que hago?, ¿para qué? No sé, a veces aquellas cosas que aprietan mi pecho a través de la poesía se transforman y vuelan libres en el aire, a veces aquellas otras, agrias, que de a sorbos bebo, se vuelven miel cuando florecen letras. A veces, cuando la realidad me atrapa y a gritos quisiera lograr justicia, se tornan letras mis palabras y en poemas vociferan. A veces, solo cuando callo esos silencios que al alma desesperan, mis poemas son lo que de mi tristeza queda.
Y me preguntas ¿porqué escribo? y te respondo es que eso soy, soy un poema, un cuento, todo mi yo es cada letra que sale de mi puño.
¿Para quién lo hago? Primero que nada para mí, después para el que quiera, aquel que tenga ganas de transformarse en pájaro y volar en mis delirios.
¿Qué pienso de mi al verme escribir? Ahora si se me complica, ¿qué pienso cuando me veo escribir? Nunca escribí mirándome a un espejo, pero en estos tres días, traté de salir de mi cuerpo y verme ahí, sentada con la lapicera en la mano, agazapada. ¿Y qué pensé? pensé en darme unos golpecitos en el hombro y alentarme - ¡seguí así!, ¡adelante!, siempre es bueno hacer lo que nos hace feliz.
Y cuando leo lo que escribo muchas veces me emociono, a veces parece que no soy yo la que escribió eso, otras veces me enojo, porque no puedo expresar sobre el papel lo que realmente siento y otras solo sonrío, buscándole la vuelta al texto. Y cuando otros escuchan o leen mis trabajos, busco impactar en ellos, busco el agrado, busco vestir con sus ojos mi ser expuesto que tirita de frío esperando ser acobijado.

Mónica Gribaudi
    Uruguay (Derechos Reservados)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario