Traductor

viernes, 27 de marzo de 2015

A mi madre

Puntada tras puntadas
esa señora fue cosiendo su vida.
Se atrevió a armar como si fueran telas unidas
el rompecabezas de años que hoy forman su historia (y la mía).

¡Audaz señora que con una máquina de coser
pega las horas!                                                                                                                                                                                                                                                                                                               
¡Si supiera que la admiro! 
¡Qué quiero ser como ella!
Poderosa maga que con sus brazos
puede calmar la tristeza
capaz de ahuyentar fantasmas,
de derrotar al dolor.                                                                                                                                                                   
Sabia maestra que guió mis pasos y
apostó a la mujer que hoy soy.

Mónica Gribaudi


No hay comentarios.:

Publicar un comentario