Traductor

martes, 23 de junio de 2015

Espero...

Resultado de imagen para amanecer

  Me llegan 
  murmullos
    me llegan...
  Escucho 
suspiros
   escucho...
Espero 
la señal
espero...
Verte ahí
al final
del ruido

Parte de mi 
la nocturna soledad 
        con su frío.           
Muy cansada espero  
aquí estoy
¡Ven a mi ya!

miércoles, 17 de junio de 2015

Resultado de imagen para manos viejas lápiz


Algún día escribiré un final
en el que acaben mis letras
donde ya no recuerde palabras
y mi respiración se agote
de un solo suspiro.

Algún día quizás mis pies
ya no me obedezcan
y mis manos torpes
mueran en el intento
de acariciar la tinta
buscando el último poema.

Algún día, no se cuando
no veré cielo ni horizonte
y buscaré en la oscuridad
de los silencios, un recuerdo,
que me aferre a lo que fui.


Mónica Gribaudi
.

                                                                                                                                                                  
.  

jueves, 11 de junio de 2015

La máquina del tiempo






Mary solo hablaba de su hijo y de lo feliz que se sentía cuando lo visitaba.
A menudo se la podía ver sentada en el jardín, allí pasaba horas hablando con él y con su esposo quienes habían fallecido en un accidente de tránsito, luego entraba a la casa y le daba a su hija las noticias del encuentro.
Aveces le preguntaba como le iba en la escuela, ella la miraba resignada, ya fueron muchas las veces que le recordó a su madre que los tiempos de escuela quedaron hace largo tiempo atrás.
La mujer empeoraba cada vez mas, a tal punto que una mañana desapareció y la encontraron de noche caminando por el barrio donde había pasado su niñez, ella ausente total le contestó a su yerno que había estado jugando con sus amigos de la infancia. 
El Dr. Marcos, era el único médico especializado en Psiquiatría de aquel pueblo, la hija de Mary no quería enviar a su madre a la clínica para que él le realizara tratamiento pues sabía bien los métodos que utilizaba, pero ante la locura progresiva de la misma y la insistencia de su esposo, terminó por convencerse de que era necesario.
Después de varias secciones en que Mary fue sometida a todo tipo de análisis clínicos y psiquiátricos, el doctor Marcos concluyó que padecía de esquizofrenia y lo mas efectivo era utilizar electro choques. 
Le realizaron unas cuantas secciones y según cuenta su hija luego de dicha terapia todo pareció volver a la normalidad.
De todas formas el doctor Marcos le indicó que podría tener recaídas y en ese caso tendría que regresar a la clínica para un nuevo tratamiento.
Era como si cada tanto cruzara esa linea que separa el hoy del ayer y una vez en el pasado, aquel pasado tan feliz, perdiera el viaje de regreso y no pudiera volver, allí es donde entra en acción el Dr. Marcos y su máquina del tiempo, esa terapia que todos temen y que se llama TEC (terapia electroconvulsiva)

Mónica Gribaudi
Móntevideo-Uruguay
Texto presentado en el concurso realizado por  elcirculodeescritores.blogspot.com  

jueves, 4 de junio de 2015

La otra cara de la moneda

La otra cara de la moneda

Siendo las 5 y 43 de la tarde renuncio, búsquenme, si quieren, en ese charco  en el que lavé mis huellas cuando atravesé esta lluvia.
Búsquenme siguiendo mi aroma en la brisa de ese invierno hasta que el frío congele mis poros y mi olor ya no pueda emanar.
Siendo las 5 y 43 de la tarde me atrevo a decir que en mi corazón yace un sueño, pereció una mañana de junio cuando descubrió que el amor no lo puede todo, entonces se golpeó tan duramente contra la ventana de mis ojos tratando de mirar un porqué que nunca encontró y agonizó durante días y durante días mis latidos agonizaron con él.

Siendo esta la tarde mas triste que he tenido, renuncio a hacerme las mismas preguntas de siempre, a andar con mi sien en mis dedos oprimiendo mi cerebro para no recordar las palabras que me duelen.
Renuncio a seguir el camino de hormigas y desde hoy me lanzo sola y desbaratada a la intemperie, tal vez me cobije un manto de estrellas mudas que no me hablen de eso, tal vez la luna me aborrezca por no amar y los lagos no me sirvan como espejo.
O tal vez me arrepienta y regrese a foja cero, vaciaré una vez mas a este corazón de improperios y buscaré nuevamente la otra cara de la moneda.

Mónica Gribaudi

Dialogando con mi poesía



Dialogando con mi poesía


Resultado de imagen para imagen de un poema y lapiz


-¿De que me sirves poesía, cuando mis manos tiemblan al rozar el lápiz que suplica un poco de paciencia, cuando con mis ojos desorbitados lo golpeo contra el papel en busca de respuestas que no encuentro dentro de mí y en todo aquello que me rodea?

-Es que cada vez que zumban en mis oídos tus quejas yo las recojo y las aviento contra ese interior que no puedes ver y allí te muestro un mundo que te acobija lejos de esa realidad que aveces te supera.

Mónica Gribaudi