Traductor

jueves, 28 de enero de 2016

Resultado de imagen para paez vilaro


Esa muchacha respira la poesía
de un tambor enamorado,
va despertando en su cuerpo
la energía ancestral
de un ritmo apasionado
que da luz a sus caderas
mientras danza con el viento
la magia que florece
cada año en verano.

Ella celebra la vida
mientras sonríen las olas
de un mar alborotado
que recorre por las venas
de un Montevideo que vibra
con el Candombe a flor de piel.

Mónica Gribaudi

jueves, 21 de enero de 2016

Poema de mi autoría publicado en la revista Sembradores de Poesía de Nina Reis

¡No más! Grita mi ser ¡No más!
¿Cuándo pararé de ver, de oír,  de…?      
Lo que muestra este mundo                                                                                                              
parece tan ajeno.  

¿Qué haría yo con Poder?                                                                                                              
¿serían mis decisiones tan frías? 
¿Me daría la misma tristeza el dolor de otros?                                                                                     
 La ambición, ¿se apoderaría de mí?            
¿O la costumbre, o la indiferencia                                                                                                        
 o que se yo como llamar                                                                                       
a esa falta de sentimiento?    


A veces preferimos  ignorar,                                                                                                               

si no se ve pareciera no existir,  total,  
si lo que pasa en el culo del mundo 
queda lejos.          

 ¿Y lo que ocurre aquí nomas                                                                                                               
 y nuestros ojos mirando sin ver  
 y la impotencia de no  poder ayudar                                                                                                    
 y las lágrimas y el sufrimiento?

Como puta falsamente acariciada  
transpira la paz,                                                                                                
recorre oficinas, cumbres, palacios,                                                                                
manoseada por todos va. 
Se la puede ver desmayada en cada esquina, 
en cada grito, en cada insulto,
se la puede ver revolcándose                                                                                                                 cuando la intolerancia y el odio ganan.
Se la puede ver mutilada                                                                                     
en cada bomba que impacta.       

Mónica Gribaudi                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                              
                                                                                                                                                                                                                                                                
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                    

                                                                       

martes, 12 de enero de 2016

Solo así nace el amanecer

Solo así nace el amanecer
como aquellas  cosas
que amamos tanto
y brillan en nuestro horizonte.

Solo así, como aquella melodía
que en la cuna nos llenaba el alma
de tranquilidad...

Como esas palabras que el corazón
escucha cual himno
y lo hace latir enamorado.

Árbol que extiende sus brazos 
hacia el cielo y se llena de pájaros
que proclaman por volar.

Solo así, nace el amanecer
en lo mas dulce de unos labios
que besan.

Como la respiración de un niño 
de ojos soñadores
que alza sus brazos
en busca del mimo...

Como una mano que protege
sobre nuestra espalda
y nos empuja. 

Como un simple despertar...

Mónica Gribaudi
  Uruguaya