Traductor

jueves, 20 de agosto de 2015

Hoy siento tan cercana
tu tibieza
que mi piel se desviste
por tu llanto,
no consigo imaginar que
 no hay mañana
y quiero ser parte de ti
sufrido hermano.

Hoy siento la esperanza
ella me grita,
que sostenga en mis latidos
tu mirada,
que entre todos busquemos
una aurora
que rompamos la soledad
en un abrazo.

Hoy se que tu dolor
es muy intenso
que mis palabras de aliento
no te alcanzan
y quiero gritar, gritar bien alto
que mía, muy mía es tu batalla.

Mónica Gribaudi

4 comentarios:

  1. Muy hermoso, Mónica.
    Abrazo, compañera.

    ResponderEliminar
  2. Si se individualizara el destinatario o se amplificara a la humanidad toda; queda el hondo y profundísimo mensaje de solidaridad, compasión y bondad;de un corazón inmenso.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias Migmar, aveces lo único que puedo hacer es estar ahí con el corazón, aunque no sirva de mucho, pero estar.

    ResponderEliminar