Traductor

martes, 24 de febrero de 2015

CONCURSO DE RELATOS "LA ÚLTIMA NOCHE DEL MUNDO" de El Círculo de Escritores




La última noche del mundo




Escucho tus carcajadas, rompes los vidrios con tu estruendo, lastimas los oídos, provocas pánico y ríes cada vez mas fuerte, inmune al  vernos morir.
Escucho tus carcajadas, la venganza se instaló en tu boca, escupes, chorreas lava por las comisuras de tus labios, gritas incoherencias mientras todos corren.
Era lo que esperaba...   Te defiendes...
Acumulaste años tras años nuestras injusticias, volcamos dentro de ti nuestra crueldad, en algún momento no podrías aguantar mas, gigante herido que nos atacas con todo tu ser, nos lo merecemos.
No debió ser de otra forma nuestro final...
     
   Es una noche  tan fría que no alcanzan los leños y las cobijas para calentar el cuerpo y tiembla desde el alma nuestra humanidad, no alcanza ya con el arrepentimiento, hubo tiempo de sobra para arrepentirse, ahora solo nos queda soportar y resistir, aunque sé que es en vano, lo presiento en mis entrañas, el final se acerca, nuestro planeta por fin reclama.

   Afuera es un caos, la energía eléctrica no funciona, la central sufrió un problema a causa del terremoto, la tormenta sigue sobre nosotros, hay varias zonas inundadas.
     El viento se lleva los techos de las casas, puedo sentir los gritos de mis vecinos pidiendo ayuda.
Me abrazo a mis hijos que lloran, otra vez se mueven las cosas, se nos cayó el mueble del baño al piso junto con otros muebles, incluso una parte de la pared de la cocina. Nos refugiamos dentro del ropero y Luis está tratando de clavar una madera en la ventana cuyo vidrio rompió el viento.
No quiero pensar en lo peor, pero es inminente una desgracia, oramos y le pedimos a dios que nos ayude, no hay donde esconderse, solo nos queda éste, nuestro refugio, pero se cae a pedazos por la tormenta y los movimientos de tierra, por ahora no llegó el agua a nuestra puerta, falta poco.
Todo fue tan rápido que ni tiempo tuvimos de guardar alimentos,¿qué les voy a dar de comer? Por dios!!!
Tengo miedo...

Mónica Gribaudi

22 comentarios:

  1. La madre naturaleza se cansó de nosotros... Ya era hora.
    Muy buen relato, Mónica. Un gran mensaje.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Federico,
      creo que en algún momento la naturaleza se tiene que revelar.
      Muchas gracias por tu comentario, te envío un abrazo.

      Eliminar
  2. Excelente relato, muy descriptivo y atrapante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jorge, muchas gracias por tu comentario.
      Te envío mis saludos

      Eliminar
  3. Saludos, buen relato, aleccionador que recuerda lo mal que hemos tratado a nuestra madre Naturaleza y sus graves consecuencias. Éxitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mery,
      muchas gracias y es cierto, creo que ya es hora de que tomemos conciencia de que estamos haciendo las cosas mal.

      Eliminar
  4. Qué angustia... un relato que atrapa y más cuando es la Tierra quien reclama. Me gustó, felicidades por el texto, un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sonia,
      Te envío un abrazo, muchas gracias por estar ahí y leer mi texto.
      Saludos

      Eliminar
  5. Gran situación de pánico y muy real. Me recordó a la gente que me habló del terremoto de México de 1985, espeluznante! Muy bueno Mónica, un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana,
      debe ser espantoso estar en una situación así, muchas gracias por tu comentario.
      Te envío un abrazo.

      Eliminar
  6. El primer párrafo es brutal. Muy buen ritmo narrativo. Un relato buenísimo. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ricardo, muchas gracias por tu comentario, es muy alentador.
      Saludos

      Eliminar
  7. Gran relato Mónica! Creo lo mismo que Ricardo sobre el primer párrafo y la escena intimista de la familia ante el fin que se avecina es desolador, enhorabuena, un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias por tu comentario Edgar, te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Un relato genial.
    Me ha encantado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lucía, me alegro mucho y gracias.
      Te envío un abrazo.

      Eliminar
  10. Lo que es una madre, Mónica, que hasta a las puertas de la muerte lo que más teme es no poder dar de comer a sus hijos. Estupendo relato, Mónica. Abrazos

    ResponderEliminar
  11. Gaia se queja, se retuerce y hace temblar a la Humanidad por todo el Dolor que le ha provocado... Comprensible, compasiva y vengativa Madre Tierra...
    ¡Genial relato Mónica!
    ¡Besis! ;)

    ResponderEliminar
  12. No me extraña que desatemos su ira. Muy buen relato, muy descriptivo. Un abrazo

    ResponderEliminar