Traductor

martes, 10 de febrero de 2015






El tiempo nunca, nunca se asocia conmigo.
Pasa lento cuando quiero que corra,
y apura el paso cuando intento detenerlo. 
Aveces me desespero, inoportuno avanza, ligero.
Y oculto tras mi reloj mueve sus agujas riendo.
Escucho sus carcajadas, eterno tic tac
que perfora el silencio.
Todo acontece a su antojo y ante el me doblego.
¡Malditas sean las horas que se escurren
como agua entre mis dedos!
Anunciando que se termina, que es tarde,
que envejezco.



                                                                                     MÓNICA GRIBAUDI 
                                                                                              

2 comentarios: